El Talento se convierte en Freelance

“Quizás  teniendo talento y sabiéndolo, es difícil que te hagan una oferta que supere a una colaboración freelance.”

Muchas empresas exigen total compromiso a los empleados pero no se comprometen con ellos en la misma medida. Esto provoca que la fidelidad del empleado se base (en gran parte de los casos) en el miedo y no en un compromiso real con el proyecto de la compañía.

Así se explica que, en muchas ocasiones, personas que se han visto obligadas a lanzarse a la piscina por un recorte de personal en su empresa y logran una seguridad económica similar como autónomos no deseen volver a trabajar por cuenta ajena.

El mercado está cambiando, y creo que cada vez más habrá freelance a los que va a ser difícil retener.

La fidelidad, en muchos casos se basa en el miedo a perder el empleo, pero esto empieza a ser atributos del pasado, más cuando vemos que el entorno cada vez es más inestable.
El futuro ya está aquí, aunque de momento se asome con timidez. En mi opinión, la pregunta es, roto el paradigma de la seguridad y la estabilidad, ¿qué valor añadido diferencial le aporta al talento (real) trabajar para una empresa versus hacerlo para uno mismo?
En las empresas de hoy, no se valora a la persona  o se la volara muy poco, se trata de sacar el mayor lucro sobre este trabajo. Si uno se especializo y conoce  de sobre una técnica  o tiene una habilidad, que le da resultados, lo mejor salir a vender su hecho diferencial al mercado como freelance.
Carlos nos comenta:

-“Después de 30 años trabajando para terceros en compañías internacionales, de trabajar 14 horas diarias y llevar un grupo de entre 10 y 22 personas durante toda mi vida profesional, me he dado cuenta que desde fuera como “freelance” puedes hacer muchas más cosas que desde dentro, te pagan más, te valoran más, te escuchan todo lo que tienes que proponer, sigues trabajando en equipo, tus propuestas son llevadas a cabo y los procesos cambiados,…. y un sin fin de oportunidades llaman a tu puerta, sin olvidar que puedes seguir ayudando a otras personas que encuentras en tu camino y que necesitaban que un externo “bien pagado” dijera en su nombre cosas que él, por miedo al “despido”, no puede decir”-

Generalmente un freelance es creativo, retador, directo, negociador, etc. y aunque estas características son buscadas por todas las organizaciones, una vez que las encuentran, en muchos casos tienen dificultad para administrarlas.

La cuestión de sueldo es otro aspecto importante., el talento contratado como freelance es mejor retribuido que como trabajador en nomina.

También hay quien opina que las personas con  Talento son vistas desde  dentro de la empresa como problemáticas que siempre está poniendo palos a las ruedas y que genera mal clima organizacional.
Amén de una amenaza directa para sus jefes inmediatos.

Entonces, ante una situación como la que hay ahora, una salida deviene la de convertirte en freelance. El problema estriba que, una vez que el pájaro ha salido de la jaula y ha visto y disfrutado de lo que hay en la calle -léase empresas en las que ha sido o participado como freelance- no quiere volver a estar enjaulado.

Las empresas suelen echar en falta el talento únicamente cuando sale de ellas , aparece alguien diciendo aquello de “igual nos hemos equivocado”.

Opiniones del debate generado en el Grupo Recursos Humanos 2.0 en Linkedin


Conocimiento Social

Este blog pretende compartir tendencias 2.0 e información sobre habilidades interpersonales,Personal Branding, cultura de interrelación social y autoconocimiento.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner